Publicaciones
InicioPublicaciones

La tecnología espacial de la India, en su mejor momento

La tecnología espacial de la India, en su mejor momento

Pallava Bagla*

A pesar de que no se trata de un hecho muy conocido, la India posee plenas capacidades en el ámbito espacial, pues construye y lleva a cabo el lanzamiento de sus propios cohetes pesados, además de diseñar y fabricar algunos de los satélites más sofisticados. En lo que constituye un logro único, la misión orbital a Marte de la India o Mangalyaan (un satélite no tripulado) se encuentra en estos momentos avanzando a gran velocidad al encuentro del Planeta rojo, lo que ha conllevado la entrada de la India en un club selecto de seis miembros que se han atrevido a emprender un viaje de más de 680 millones de kilómetros.

En 2009, la primera misión de la India a la Luna, Chandrayaan-1, aportó la primera prueba irrefutable de la presencia de agua en la árida superficie lunar. En misiones más sencillas, los satélites indios también sirven como medio para localizar acuíferos subterráneos para la población más pobre y marginal de la India. En cierto sentido, la tecnología espacial de la India está ayudando a todas las personas.

Puesto que cuenta con diez satélites en órbita, es el país de la región de Asia-Pacífico que dispone de la mayor flota de satélites de comunicación en el espacio. Nueva Delhi, al dirigir hasta doce satélites remotos de teleobservación, controla la mayor flota civil de observación en el cielo de todo el mundo, con aves que pueden ver desde el cielo objetos tan pequeños como un coche a 800 kilómetros y con satélites dotados de funciones de visión diurna y nocturna que pueden visualizar cualquier parte del globo. Hasta hace no mucho, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos calculaba el rendimiento de las cosechas de las explotaciones agrícolas estadounidenses mediante datos procedentes del satélite indio ResourceSat.

En la actualidad, la India invierte alrededor de 1000 millones de dólares anuales en la Organización de Investigación Espacial de la India (ISRO por sus siglas en inglés), organismo responsable de toda la tecnología espacial del país. La ISRO se creó en 1969 y en estos momentos cuenta con aproximadamente 16 000 empleados. La India realiza los lanzamientos de cohetes desde la base espacial de alta tecnología de Sriharikota, situada a unos 80 kilómetros al Norte de Chennai, en la costa de la Bahía de Bengala, desde cuyas plataformas de lanzamiento dobles han despegado unos 40 cohetes. El vehículo de lanzamiento de satélites Polar de la India (PSLV por sus siglas en inglés), un cohete maestro y versátil de la ISRO, cuenta con un envidiable historial de 24 despegues satisfactorios consecutivos. Su versión más pesada pesa 320 toneladas en el momento del lanzamiento (equivalente a un avión Jumbo Boeing 747 a plena carga) y 44 metros de altura (comparable a un edificio de quince plantas), y puede transportar 1,5 toneladas a una órbita de transferencia geosincrónica y alrededor de 3 toneladas a una órbita terrestre inferior. El 5 de noviembre de 2010, este mismo cohete consiguió despegar en lo que constituía la primera misión india a Marte. Italia, Israel y Francia han comenzado a emplear comercialmente la lanzadera PSLV enpara poner en órbita sus propios satélites. En total, la India ha realizado aproximadamente 35 lanzamientos de satélites extranjeros desde su territorio.

A pesar de los grandes avances que se han logrado, los comienzos del programa espacial de la India fueron humildes, pues este literalmente surgió dentro de la Iglesia de Santa María Magdalena ubicada en la minúscula aldea pesquera de Thumba, en la costa del Mar Arábigo perteneciente al estado indio de Kerala. El país realizó su primer lanzamiento de un cohete hace un siglo, el 21 de noviembre de 1963, cuando un pequeño cohete Nike Apache fabricado en los Estados Unidos cruzó el cielo nocturno hasta alcanzar en la atmósfera la magnífica altura de 180 kilómetros. Vikram Sarabhai, una leyenda india de la física a quien se considera el padre del programa espacial indio, afirmó lo siguiente: «Hay quienes cuestionan la importancia de las actividades espaciales para una nación en desarrollo. Para nosotros existe un fin claro. No aspiramos a competir con naciones económicamente avanzadas por la exploración de la Luna o de los planetas, ni tampoco por viajes espaciales tripulados. Sin embargo, estamos convencidos de que, si queremos asumir una función importante a nivel nacional e internacional, debemos ser los primeros en la aplicación de tecnologías avanzadas para los verdaderos problemas del ser humano y de la sociedad.»

La ISRO, que ha demostrado estar a la altura de los ideales, se centra en la actualidad en ayudar a grandes sectores de la población india a conseguir acceso a los servicios ofrecidos a través de su excelente tecnología espacial, y se la considera un líder mundial en materia de aplicaciones basadas en el espacio. El departamento espacial ofrece asesoramiento a pescadores de numerosas partes de la India, lo que les ayuda a localizar las mejores zonas de pesca en alta mar, y el satélite indio OceanSat proporciona asistencia a pescadores sin recursos durante este proceso. También se emplean satélites para trazar mapas de las zonas forestales de la India y desde el cielo se identifican las áreas más vulnerables a la deforestación, lo que en cierta manera sirve de apoyo para la conservación de los recursos biológicos naturales. Los satélites meteorológicos de la India, gracias a la disposición por adelantado de información oportuna y precisa sobre los acontecimientos, salvaron miles de vidas cuando una serie de ciclones y huracanes asoló la costa india.

La India es conocida como la capital mundial de las tecnologías de la información y dispone de un sector del software en auge, lo que no podría haberse logrado de no haber sido por los satélites de comunicación que conectan a tiempo real Bangalore con Boston y con el resto de centros de este tipo. Los medios de comunicación de la India deben su éxito y su supervivencia a la red de conexiones que ofrecen los satélites. Gracias a los satélites de comunicación de la India, se han creado más de 500 canales de televisión, tanto de entretenimiento como canales privados de noticias, reforzando y apoyando en cierto sentido a la mayor democracia del mundo, con una población de 1210 millones de habitantes, para que tome las decisiones adecuadas. La demanda de transpondedores espaciales es tan elevada que la ISRO es incapaz de darle respuesta y se ve obligada a alquilar espacio perteneciente a proveedores extranjeros.

En julio de 2013, la ISRO realizó una incursión en otro campo de las aplicaciones de satélites: la navegación por satélite.El PSLV realizó con éxito el lanzamiento del IRNSS-1A, el primer satélite del Sistema Regional de Navegación por Satélite de la India desarrollado en el país. Cuando esté completamente listo, servirá como complemento para el sistema de posicionamiento global de los Estados Unidos, con el que tantos se han familiarizado al emplearlo en dispositivos móviles.

Pero no todo ha salido a la perfección: la ISRO tiene dificultades para conseguir poner en funcionamiento el vehículo de lanzamiento de satélites geosincrónico (GSLV por sus siglas en inglés), el cohete más pesado de la India que fracasó en repetidas ocasiones en el 2010. Este cohete puede transportar una categoría de 2,5 toneladas de satélites de comunicación, y su versión modificada podría convertirse en el cohete perfecto para enviar astronautas indios al espacio empleando cohetes desde territorio nacional indio.  

El salto interplanetario

El paso de la India por el Planeta rojo comenzó una tarde agradable en la que despegó el vehículo de lanzamiento de satélites Polar de la India o PSLV, dejando tras de sí su estela en el cielo. Los sueños de más de mil millones de personas viajan dentro de un satélite de 1340 kilos que avanza en dirección a Marte. Se trata de una misión espacial cuyo objetivo es llegar a este planeta, aunque también supone una cuestión de orgullo nacional y un profundo deseo de la India de convertirse en la primera nación asiática que orbita Marte.

La Organización de Investigación Espacial de la India (ISRO) prefiere denominarla Misión orbital a Marte.Consta de un satélite no tripulado concebido, diseñado y fabricado por científicos indios. El coste total de la primera misión india a Marte es de aproximadamente 70 millones de dólares y en ella han colaborado alrededor de 500 científicos para construir el cohete desde cero en un tiempo récord de 15 meses. Se trata sin duda de una misión de bajo coste. K. Radhakrishnan, presidente de la ISRO, explica que esta misión india a Marte es realmente una «demostración tecnológica» que fundamentalmente sirve para probar ante el mundo que la India puede realizar «saltos interplanetarios». Hasta ahora solamente habían intentado viajar a Marte Japón, China, Rusia, los EE.UU. y la Agencia Espacial Europea, meta que únicamente alcanzaron los tres últimos. Desde 1960 se han organizado alrededor de 51 misiones y aproximadamente una tercera parte ha terminado en fracaso, el último de los cuales ha sido el protagonizado por China en 2011. Si la India consigue llegar a Marte, en realidad solo sería la tercera nación del mundo que lo consigue por sí sola, por detrás de los EE.UU. y Rusia.La Agencia Espacial Europea también ha llegado a Marte.

Por lo tanto, ¿se trata de un paso agigantado o del imprudente intento de una nación que aún no puede proporcionar electricidad a 400 millones de ciudadanos y en la que 600 millones de personas siguen defecando a la intemperie? Todo depende del punto de vista desde el que se analice. No obstante, nadie duda de que Mangalyaan sea realmente la misión interplanetaria más barata que jamás haya llevado a cabo un país, y podría allanar el camino para un acceso de bajo coste a Marte.

La India ya está programando la segunda visita a la Luna con Chandrayaan-2, que probablemente llevará a la superficie lunar un vehículo todoterreno indio propio. Asimismo, se ha comenzado a construir un satélite destinado al estudio del Sol (Aditya) y la ISRO prevé una visita a un asteroide de paso.

A pesar de que el gobierno indio aún no ha dispuesto claramente un programa humano de vuelo espacial completo, ha concedido suficiente capital inicial como para que los técnicos espaciales indios puedan dominar las tecnologías necesarias para enviar un astronauta al espacio. Por el momento, el país no tiene previsto enviar seres humanos a la Luna ni a Marte. En lo que conforma un avance interesante logrado recientemente, las agencias espaciales india y estadounidense están analizando las posibilidades reales de crear conjuntamente un satélite Radar que colabore en el estudio del cambio climático y del aumento del nivel del mar.

«No vamos a darle la espalda a la India, vamos a ayudarle a mitigar la pobreza y colaboraremos plenamente en el proceso de desarrollo nacional», afirma K. Radhakrishnan, presidente de la ISRO. Sin embargo, asegura que «esta misión a Marte es una necesidad histórica, ya que, tras haber ayudado a encontrar agua en la Luna, buscar pruebas de vida en Marte constituye una progresión natural. La India está demostrando su capacidad para emprender viajes interplanetarios con un progreso integral en materia de tecnología espacial.»

 

 

 (*Pallava Bagla es un escritor científico de renombre mundial, también autor de la obra Destination Moon: India’s Quest for Moon, Mars and beyond. Las opiniones reflejadas son personales. Dirección de contacto: Pallava.bagla@gmail.com)


                                                                                                                                                                                                        

Pie de foto:

El 5 de noviembre de 2013 despegó de forma espectacular la primera misión de la India a Marte desde Sriharikota, en la costa de la Bahía de Bengala, empleando el vehículo de lanzamiento de satélites Polar de la India en su 25º lanzamiento. (Fotografía: ISRO)

 

Navegación